El cuento de la criada, de Margaret Atwood

El cuento de la Criada
Margaret Atwood
Editorial Salamandra (2017)
Primera publicación: 1985
A mediados de los ochenta, la canadiense Margaret Artwood escribió esta novela distópica, en la que nos lleva a la República de Gilead (Estados Unidos), que se sirve de la excusa de protegerse ante el terrorismo islámico, para crear un régimen teocrático que supone una vuelta a los valores más puritanos y donde la libertad es sólo un vago recuerdo. 

En esta sociedad, la fertilidad está tan mermada, que se sirven de las "Criadas" para permitir a familias de estratos altos en la jerarquía (los comandantes) tener descendecia. Es una de estas Criadas, Defred, la que nos cuenta en primera persona cómo es la vida de estas mujeres a las que anulan desde la vestimenta, la alimentación, las interacciones sociales o cualquier otro signo de libertad, convirtiéndose en meros úteros fértiles a disposición de sus comandantes. Su propio nombre es eliminado, adquiriendo un nombre diferente en función del comandante al que es asignada (su comandante actual se llama Fred, por tanto ella se llama "Defred"). Rebelarse contra las normas implica la muerte o el destierro a las colonias, al estilo de los gulags siberianos de la Unión Soviética. 


Los demás personajes femeninos que rodean a Defred (Esposas, Econoesposas, Tías y Marthas) dibujan una sociedad hostil, donde cada una busca vías de desahogo a costa de las mujeres de las jerarquías inferiores, en lugar de establecer lazos de unión.

A lo largo del libro hallamos siete capítulos con un mismo título: "La noche", en los que Defred,  aprovechando esas horas de soledad en su habitación, nos lleva a su mundo interior de pensamientos, recuerdos de su vida anterior y divagaciones. Estos pasajes en ocasiones se vuelven lentos y repetitivos, aunque más allá de ser un defecto de la novela, te ayuda a adentrarte en la piel del personaje, en su completo aislamiento e impotencia para cualquier mínima acción. No es ninguna heroína luchando ante la adversidad, sino un ser completamente
anulado.

Sí que en ocasiones resulta un personaje algo incoherente, ya que aunque no parece que haga más de cinco años que fue convertida en Criada, recuerda sus libertades anteriores al régimen con un deterioro más propio de un lapso temporal de 30 o 40 años.

Sorprende encontrar en esta novela escrita hace más de tres décadas desigualdades de fondo que ni siquiera hoy se han superado, lo que provoca que, a medida que avanzamos en su lectura, crezca cierto temor de que acabe por ser una profecía de hacia donde va nuestra sociedad actual. Muy en la línea de la novela 1984, escrita por Georges Orwell en 1948.

El cuento de la Criada se ha convertido en una de las novelas de este año, con motivo del estreno de la serie de televisión para la HBO, aunque ya había sido llevada al cine en 1990 en Alemania bajo el título de El cuento de la doncella.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Es un placer que hayas pasado por aquí, y me dejes tu comentario!
Gracias!