Arte urbano en Oporto

Visité fugazmente Oporto hace 18 años (hago un paréntesis aquí para sentirme vieja y suspirar) y quedó grabada en mi mente como una ciudad gris, desconchada y sucia.
En los últimos años sin embargo oí en numerosas ocasiones hablar de ella como uno de los imperdibles de Portugal, una ciudad dinámica y moderna. A mí me costaba reconocer en esas palabras a la ciudad que había visto y tenía ganas de contrastar mis recuerdos. Y por suerte, mis recuerdos han quedado hecho añicos.


Mejor que aburriros aquí con una reseña sobre las maravillas repartidas por la ciudad, cual video pelmazo de la boda de tus amigos, buscaros un hueco para una escapada  y palabrita de Gallina que no os vais a arrepentir. Sólo dejaré unas pocas palabras para los amantes de la comida como yo: bacalao dourado, vinho verde, sardinhas, queijo, alheira, francesinha y de postre natas. Podéis repetirlo hasta memorizarlo o cantarlos cual mantra.

Lo que si quería compartir con vosotros es cómo el arte urbano se ha extendido por los muros de la ciudad. Diferentes artistas, con técnicas diversas, han ido dejando un reguero de obras por las calles. Oporto ha sabido darle su valor y ya empiezan a aparecer en las guías turísticas de la ciudad, aunque parece que también las instituciones públicas tuvieron sus más y sus menos con los artistas (Si queréis conocer toda la historia, no os perdáis el blog TheCityTailors).

Aunque puedes encontrar obras por diferentes barrios, hay una calle que es un puro hervidero artístico: Miguel Bombarda, no sólo por el arte urbano que invade cada elemento de esta calle, sino por la alta tasa de galerías por metro cuadrado. Entre ellas, a destacar Ó!Galeria, dedicada en exclusiva a obras de ilustración.

En el siguiente vídeo tenéis una muestra de lo que podréis ver si me hacéis caso (cosa que deberíais, insisto) y os dáis un garbeo por Oporto.

 


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Es un placer que hayas pasado por aquí, y me dejes tu comentario!
Gracias!